logoazul3 sin fondo.png

Mi mirada

Tu bebé en las mejores manos

Sobre mí

Para empezar voy a presentarme, mi nombre es Paula.

Soy la creadora del proyecto y la persona encargada de acompañar a los niños y niñas que acudan al espacio de Carandaí y a sus familias.

 

 

 

 

 

 

Mi recorrido con la infancia

Mi experiencia con la infancia comenzó en el año 2005, cuando tenía 16 años. Comencé como profesora de actividades extraescolares de Judo en varios colegios de la ciudad de Zaragoza, mientras acababa mis estudios antes de comenzar la universidad.

Durante 4 años estuve estudiando Magisterio de Educación Física en la Universitat de Lleida, complementando mi formación con el Grado de Magisterio en Educación Infantil en la Universidad Internacional de La Rioja durante 1 año más. Todo ello compaginado con actividades extraescolares que impartía en pueblos de la provincia de Huesca.

 

Una vez terminada la carrera, continúe mi trabajo con la infancia a través de actividades de Judo hasta que conseguí trabajo en un colegio concertado en la ciudad de Zaragoza en el que estuve 4 años cubriendo diferentes puestos como maestra de Educación Infantil y Educación Primaria.

En este período de tiempo estuve cursando un Máster en Ecología Emocional de la Fundació Àmbit de Barcelona.

 

Poco después de terminar mi andadura en ese centro educativo, comencé a trabajar en un Centro de Tiempo Libre con proyecto social para la integración de la infancia y adolescencia de colectivos con riesgo de exclusión social durante 3 años.

Y hasta el día de hoy. En el que he acabado un curso de Experto en Pedagogías Alternativas impartido por Marta Martínez Lledó.

DSC_0330.jpg
DSC_0034.jpg

Además de todo esto hay curiosidades acerca de mí que quiero compartir contigo:

  • Me encanta la naturaleza, los animales y todo lo que esté vivo, por ello llevo cerca de 3 años realizando un viajazo a través de la "Maestría Entrespecies", que imparte Mariví Simona, para aprender a comunicar con los animales a través de la telepatía.

  • Me chifla bailar. Estudié varios años en el Conservatorio de Danza de Zaragoza.

  • He tenido tres amores gatunos en mi vida: Batman, Perdigón y Chati. Esta última es la que vive conmigo actualmente y parte importante de este proyecto.

EN QUÉ ME DIFERENCIO

Sostenibilidad

Te ayudo en la búsqueda de un equilibrio individual y colectivo, que te permita vivir tu vida en armonía.

Honestidad

Nuestro vínculo se sostendrá en la verdad y la transparencia.

Autenticidad

Expreso mi ser para ayudarte a conectar con el tuyo y el de tu bebé.

mi visión

DSC_0182.jpg

Siempre me han gustado los niños, siempre me ha parecido que son pura esencia, que tienen mucho potencial dentro por descubrir.

Pero no siempre los he visto de la misma manera.

Durante los primeros años, mi relación con ellos fue desde el autoritarismo. Yo era la profesora y los miraba desde la superioridad de alguien que sabe lo que les conviene y al que tienen que obedecer porque posee la verdad.

Hasta que un día comencé un viaje de autoconocimiento en el que yo misma conecté con esa niña interna, que durante años había estado dormida y se había olvidado de vivir con entusiasmo y conexión con la vida.

Acompañar mi proceso ayudándome a mi misma a recordar esa conexión profunda, ver cómo las experiencias vividas en mi infancia habían sido cruciales en el transcurso de mi vida y ver el poder que tiene empezar a crear tu vida desde dentro, desde la esencia, me ha dado las claves para comenzar este camino.

 

Así pues, de un tiempo a esta parte ese concepto ha cambiado totalmente dentro de mí. Mi forma de ver la educación es desde la igualdad y desde el conocimiento de que cada ser, por muy pequeño que sea, tiene la sabiduría de lo que quiere hacer con su vida y mi labor es únicamente guiar ese camino desde la confianza en el niñ@, sin querer andarlo por él o ella. Ayudarle, sostener y aportar estrategias para que poco a poco vaya creando su vida y pueda gestionar las situaciones que se le presenten desde sí mismo, con autonomía.

Creo firmemente en la educación vivencial y en que el niño o niña debe ser protagonista de su propio proceso para que este sea integrado.

Y por supuesto todo esto debe ir de la mano de una gestión emocional libre y de calidad, sin negar ningún tipo de emoción, ni interferir desde nuestro punto de vista, solo acompañar dejando expresar e integrar aprendizajes desde la vivencia, dejando que sean ellos los que lleguen a sus propias conclusiones y estrategias de gestión emocional.

 

Nada tiene que ver todo esto con la falta de límites. Los límites dentro de este espacio se ponen en función de la responsabilidad grupal y personal y el equilibrio entre las dos. De esta forma se crea un equilibrio maravilloso que les ayudará a quererse desde su esencia, fomentando la diversidad y desde ese sentimiento de comunidad y de empatía con el otro.

 

Y todo esto empieza desde bien pequeñitos. La primera infancia es crucial para ayudarles a seguir conectados, evitando que comiencen a crear capas desde el miedo y el juicio para protegerse del mundo y permitiendo que expresen todo su potencial sin ser juzgados, solo guiados y acompañados para que comiencen a crear su propia vida.

 

Por otro lado en Carandaí se cree que el niño no es algo aislado, viene de un núcleo familiar. Por ello consideramos vital una relación abierta y de confianza con las familias, creando un espacio donde hablar del proceso de cada niño desde el enriquecimiento la escucha activa para favorecer el afianzamiento y el sentimiento de seguridad en su camino.

 

Todo lo expuesto es complicado de gestionar en grupos numerosos de edad. Por ello, en proyectos de educación libre, los grupos son reducidos para fomentar un acompañamiento mas individualizado.

 

Todo mi recorrido, mi experiencia y toda esta visión que he compartido es lo que me ha hecho comenzar Carandaí.

CHATI

Y para acabar te presento a Chati, la miembra gatuna del equipo.

Ella es una parte muy importante de este proyecto y de mi vida en general.

Siempre fiel, atenta, tierna y coqueta, me ayuda a conectar con mi lado más femenino, maternal y salvaje, encontrando la belleza natural que hay en mí y en todo.

Para ella es importante la creatividad y cómo ahí está la clave de expresar nuestra esencia en el mundo.

Me ayuda a cuidarme, a serme fiel a mí misma buscando el equilibrio entre eso y el bienestar común. 

Sólo con su presencia hace que dentro de este espacio no se nos olvide estar conectados a la vida y a la existencia desde nuestro lado más natural y salvaje, teniendo en cuenta que somos un todo, encontrando el equilibrio entre todos los componentes de la casita. 

Tenerla aquí es todo un regalo.

¿Quieres saber cómo os ayudo a ti y a tu peque?